Inicio

Rodilla

Inicio Servicios Rodilla

La articulación más afectada por desgaste y traumatismos. La base de nuestra marcha

Artroscopía de rodilla
Artroscopía de rodilla

La artroscopía de rodilla puede considerarse como una cirugía de mínima invasión a la rodilla; es la forma más moderna de tratamiento quirúrgico hacia esta articulación. En esta técnica, mediante la cual se pueden realizar ya la mayoría de procedimientos reconstructivos de rodilla, se realizan entre 2 y 3 incisiones menores a un centímetro. Se introduce una cámara y se trabaja por dichos portales con instrumental específico. 

Una vez realizado el procedimiento, se entrega al paciente el video y fotografías correspondientes a su cirugía.

Algunas ventajas de esta técnica son:

·         Disminuye el riesgo de infecciones a menos del 2%.

·         Permite un mejor control de dolor, pues las incisiones son pequeñas.

·         Permite iniciar de forma temprana un programa de rehabilitación formal.

·         Queda documentado el estado real de la articulación mediante video y fotografías. 

Desgaste de rodilla
Desgaste de rodilla

El cartílago es un recubrimiento que se encuentra en las superficies de las articulaciones, y permite evitar el roce directo entre huesos. De hecho disminuye aproximadamente el 90% de la fricción generada por el movimiento. La rodilla es una de las articulaciones que más lesiones por desgaste de cartílago padece por ser una articulación de carga en conjunto con la cadera y el tobillo.

Causas

La causa más común de la lesión del cartílago de la rodilla es el desgaste natural relacionado con la edad, propiciado por el desgaste mecánico derivado de la fricción continua entre cartílago de los huesos fémur, rótula y tibia. Sin embargo hay otros factores como el sobrepeso, la práctica de deportes de alto impacto, traumatismos o enfermedades reumáticas, entre otros, que también repercuten en el desgaste acelerado del cartílago articular. Algunas personas pueden tener algunas variantes de forma y función del sistema esquelético que provoquen a largo plazo una predisposición al desgaste.

Síntomas

El síntoma más común de lesión de cartílago de la rodilla es el dolor, que muchas veces el paciente lo puede referir al subir/bajar escaleras, junto con episodios de inflamación y la presencia de “tronidos” al movilizar la rodilla. En fases más avanzadas, es común la inflamación permanente de la rodilla y el dolor que se puede hacer más constante y severo, aunque puede ser variable la presentación dependiendo del umbral de dolor distinto de cada paciente.

 

Diagnóstico

El diagnóstico es muy clínico, esto quiere decir que lo realizamos con la anotación de las molestias de cada persona y la exploración física detallada que se realiza en consultorio. Sin embargo, siempre es corroborado mediante al menos un método diagnóstico más.

 

Tratamiento

El manejo de estas lesiones siempre inicia con medidas no invasivas, como bajar peso y disminuir nivel de actividad. Se ha comprobado la utilidad de medicamentos similares a glucosamina que ayudan a proteger y optimizar la función del cartílago en general (no sólo de la rodilla), además de la aplicación de medicamentos que fungen como lubricantes y mejoradores de la viscosidad interna de la articulación. Si esto no basta, o la lesión es muy significativa, la gran mayoría de lesiones son candidatas a tratamiento por medio de cirugía mínima invasiva (artroscopia), pero en los casos más avanzados este tratamiento suele no ser suficiente, por lo que pueden requerir de la colocación de una prótesis de rodilla. (enlace)

 

¿Por qué decidir una cirugía?

La artroscopia de rodilla es un procedimiento con resultados muy satisfactorios cuando se realiza en casos de desgaste de rodilla en grados bajos y moderados. Dentro de sus grandes ventajas podemos mencionar que es una cirugía con poco riesgo de lesión a estructuras vitales, y con mínima incidencia de infección.

Lesión de menisco
Lesión de menisco

Los meniscos son una especie de cojinetes que se encuentran localizados en el espacio articular entre el fémur y la tibia. Son 2, uno en la parte interna y otro en la parte externa de la rodilla. Tienen la función de amortiguar y distribuir cargas, además contribuyen a hacer más congruente y estable la articulación.

Causas

Los meniscos se lesionan principalmente por un mecanismo de sobrecarga junto con rotación repentina o violenta de la rodilla. Muchas veces van junto con lesiones de ligamentos, y no es raro ver lesiones de cartílago también.

Síntomas

De manera aguda, el síntoma predominante es el dolor, que inicialmente puede ser generalizado en toda la articulación, también puede haber inflamación y limitación para el apoyo y el movimiento.  En casos en los que la ruptura del menisco sea extensa, uno de los fragmentos del menisco puede quedar atorado en la articulación produciendo bloqueo para la movilidad de la rodilla.

Diagnóstico

La forma inicial de hacer el diagnóstico de una lesión meniscal es interrogar de manera adecuada al paciente y hacer una revisión clínica minuciosa. Al igual que en muchas de las lesiones de rodilla, el estudio ideal para confirmar el diagnóstico es una resonancia magnética nuclear. En ella podemos ver muchas veces el patrón y la extensión de la ruptura del menisco, así como corroborar la existencia de lesiones asociadas. En este estudio podemos basarnos para decidir qué tipo de tratamiento requiere el paciente.

Tratamiento

Debido a que los meniscos padecen de una capacidad muy limitada para reparar una lesión por sí mismos, en la mayoría de las veces se indicará cirugía, la cual se realizará por artroscopía. En ella entramos dentro de la articulación por incisiones muy pequeñas e introducimos una cámara para visualizar y hacer diagnóstico preciso de las lesiones y posteriormente se repararlas con instrumentos específicos.

Después de la cirugía, nos apoyamos del recurso de la terapia física y rehabilitación para optimizar resultados.

En la mayoría de los casos el resultado es satisfactorio, permitiendo al paciente reincorporarse de manera completa a sus actividades habituales.

 

¿Por qué decidir una cirugía?

Una lesión meniscal no tratada, tiene una probabilidad muy alta de condicionar el desgaste acelerado del cartílago de la rodilla. El paciente puede cursar con dolor que incluso puede ser permanente, lo que llega a limitar la realización de actividades de la vida diaria, teniendo un impacto directo en la calidad de vida.

Lesiones ligamentarias de rodilla
Lesiones ligamentarias de rodilla

Los ligamentos son de los principales estabilizadores de la rodilla. Los principales son el ligamento cruzado anterior, el ligamento cruzado posterior, y los ligamentos colaterales. Funcionan de tal manera que la rodilla pueda trabajar congruentemente durante los rangos de movimiento. Una lesión ligamentaria puede producir que la rodilla quede inestable, es decir, se sienta floja, y por tanto tenga movimiento anormal que produce que haya roce articular donde normalmente no debe haberlo; esto a largo plazo conlleva a un desgaste temprano de la articulación. El gran problema con los ligamentos es que no tienen una gran capacidad de repararse por sí mismos, por lo tanto requieren una reparación quirúrgica, la cual da resultados muy satisfactorios en la mayoría de los casos.

 

Causas

Esta ruptura o elongación se debe normalmente a un traumatismo deportivo o un accidente. Los mecanismos más comunes son: un golpe desde la parte externa de la rodilla estando el pie apoyado en el piso, un cambio de dirección o frenada brusca en carrera, y el extender de manera violenta la rodilla.

 

Síntomas

De forma aguda hay dolor en la rodilla, dolor progresivo y la sensación de que “algo se rompió” dentro de la rodilla. Además de inflamación importante.

De forma crónica, lo más relevante es la sensación de una rodilla floja o insegura durante la actividad deportiva, o incluso al caminar.

 

Diagnóstico

La forma de confirmar la lesión es mediante una revisión detallada en consultorio que incluyan pruebas de función de la rodilla. La ruptura de ligamentos y otras lesiones asociadas son confirmadas mediante un estudio que se llama Resonancia Magnética, que además nos ayuda a determinar el tipo de procedimiento a realizar.

 

Tratamiento

Dado que los ligamentos carecen de la capacidad de repararse de forma natural, en algunos casos es necesario realizar una cirugía para colocar un nuevo ligamento que reemplace al que se lesionó, como en el caso de los ligamentos cruzados.

Las reparaciones de ligamentos se pueden hacer mediante artroscopia de rodilla, aunque en algunos casos puede combinarse con cirugía abierta. Este procedimiento es altamente satisfactorio en pacientes activos y deportistas.

 

¿Por qué decidir una cirugía?

El tener la rodilla inestable, provoca movimientos anormales que desgastarán de manera irreversible el cartílago y los meniscos. Predispone a un mayor riesgo de otras lesiones al realizar deporte o inclusive actividades de la vida diaria que no condicionarían ningún riesgo en situaciones normales.

Permítenos revisarte y darte un panorama real de la situación de tu rodilla, te daremos opciones y podrás decidir que opción se adapta más a tu estilo de vida, desde el no operar hasta el tipo de cirugía que mayor beneficio te dará.

Prótesis de rodilla
Prótesis de rodilla

La prótesis de rodilla tiene como finalidad quitar y sustituir las superficies de una articulación que ha sufrido un grado elevado de desgaste, esto finalmente se traduce en disminución de dolor y en mejora de la movilidad.

En el caso de la rodilla en particular, la colocación de una prótesis se indica cuando:

·         Hay dolor continuo que no cede favorablemente con los analgésicos habituales.

·         Existe limitación para el movimiento.

·         El dolor se presenta incluso cuando el paciente está en reposo.

·         Existe una deformidad articular evidente.

 

·         Todas las medidas no invasivas (control de peso, disminución de actividad, analgésicos, inyecciones lubricantes, terapia física), ya no son suficientes para quitar el dolor.

 

Es un procedimiento invasivo, por este motivo lo dejamos como la última opción en la línea de tratamiento en el desgaste de rodilla.

 

Dentro de las ventajas podemos comentar que:

·         Están hechas de materiales muy aceptados por el organismo.

·         La vida media es en promedio de 10-15 años.

·         Los índices de evaluación de calidad de vida demuestran una mejora importante en la gran mayoría de los pacientes, ya que hay aumento de los rangos movilidad y disminución casi completa del dolor.

 

Sin embargo, es importante comentar que es un procedimiento con cierto grado de complejidad, y para obtener los mejores resultados, sugerimos que preferentemente debe ser realizado por quienes tengan un adiestramiento específico; además debe planearse adecuadamente para evitar en lo mayor posible una complicación.