Inicio

Cadera

Inicio Servicios Cadera

La articulación de la cadera permite movimiento en 3 ejes distintos. Su principal síntoma es el dolor en la ingle.

Dolor de cadera - Prótesis de cadera
Dolor de cadera - Prótesis de cadera

¿Tiene un problema de cadera? Tome 4 minutos para leer una información concreta, veraz y asertiva sobre los problemas de cadera y sus soluciones médicas reales y basadas en criterios de alta satisfacción de paciente. Esperamos sea de utilidad y le ayude a tomar decisiones!

Causas

El dolor de cadera es una causa con de atención médica ortopédica. Normalmente puede haber confusiones pues el dolor de "cadera" a veces suele ser confundido con dolor de espalda baja. Sin embargo la cadera, desde el punto de vista médico es la articulación en la ingle que nos permite rotar la pierna hacia uno y otro lado. Una vez aclarado dónde es la cadera, es importante mencionar que el dolor de cadera se debe de manera habitual al desgaste (ya sea por uso o problemas en la formación de ella desde pequeños y que de manera terminal llevan a dicho desgaste)o a las fracturas, que son una situación devastadora para la movilidad de las personas mayores y para la dinámica familiar.

El desgaste de cadera (en términos médicos Coxartrosis) se refiere específicamente al desgaste del cartílago de la articulación entre la cabeza del fémur y la pelvis. La causa más frecuente es el efecto de la edad y el uso natural de la articulación. Otros factores relacionados son el sobrepeso, traumatismos previos, defectos congénitos, e incluso algunas enfermedades. Por ser más frecuentemente asociada a una enfermedad natural del envejecimiento, es más común verla presente en personas mayores de 55 años.

Síntomas

Hay 2 síntomas predominantes: dolor y limitación del movimiento.

Una persona con desgaste de cadera puede debutar con dolor en la ingle, por ejemplo, después de una caminata prolongada. También puede sentirse cierto “tronido” al mover el muslo. Las personas con desgaste habitualmente se quejan de sentir dolor y tronidos en la ingle, además de necesitar hacer pausas de la caminata. Al momento de star sentadas, la rotación del muslo de un lado a otro esta disminuida. Una forma de saber si su articulación está afectada más de un lado que de otro es recostarse boca arriba e intentar abrir las rodillas en posición de "rana". Si una pierna se queda asimétrica en el aire es muy probable que hay una alteración en la movilidad de la cadera y se debe revisar.
En fases más avanzadas, debido al desgaste de la pelvis, efectivamente se puede tener una pierna más corta que la otra y comentar a causar cojera. Esta cojera nunca debe de ignorarse, debido a que los problemas de desgaste suelen avanzar en una sola dirección: hacia agravación y omitir su atención normalmente solo empeora el problema.

Diagnóstico

El diagnóstico en una fase inicial puede llegar a ser complejo, pues requiere un minucioso examen físico, haciendo múltiples pruebas de movilidad y de marcha. En personas jóvenes con dolor de cadera, sin una causa evidente del dolor, en ocasiones se debe indicar un estudio de alto nivel de detalle llamado artro-resonancia magnética, que implica la inyección de un medio de contraste en la articulación y sumado a la alta calidad de la imagen, nos brinda un diagnóstico más preciso para descubrir las "variantes" en la forma de la articulación. 

Siempre trato de explicar que la forma de los huesos no es estándar, sino al contrario, particular de cada persona y ello repercute que algunas personas tendrán una forma más funcional y otras menos (es como tener un poco desviado el tabique de la nariz, pero ahora en la cadera).

En personas con estadíos avanzados de desgaste, un estudio radiográfico suele ser suficiente para el diagnóstico, pero nunca se debe obviar el preguntar de manera cercana cuales son los síntomas, como es la limitación para la marcha, cual es el grado de insatisfacción y sobre todo los deseos de cada paciente, pues ello determinará en gran medida cual es el tratamiento ideal a proponer.

Tratamiento

El tratamiento es totalmente dependiente del grado de la lesión. En una lesión temprana y que cumpla con criterios quirúrgicos, lo ideal es intentar corregirla por cirugía mínima invasiva también llamada artroscopia. El procedimiento consiste en "arreglar" la forma de la cadera y adecuarla para maximizar su duración y lograr que se tenga la mayor funcionalidad posible con el mínimo de dolor posible. Cabe mencionar que si bien algunas veces el resultado es referido como muy bueno, no es posible "eliminar" el desgaste previo al cual ya fue sometido la cadera. En el mejor de los casos se logra minimizar secuelas, maximizar función y controlar dolor.

Por otro lado, una lesión en un estadio avanzado, que con mayor frecuencia sucede en personas mayores de 55 años, se indicará un procedimiento llamado prótesis de cadera, la cual recambia de manera completa la articulación y brinda un índice de satisfacción cercano al 90% por la mejora del dolor y la movilidad. Algunas personas tienen miedos injustificados en relación a esta cirugía pues al mencionarse la posibilidad, en automático se cierran a ella pues popularmente se ha diseminado que son cirugías que "no quedan". En consulta trato de explicar a los pacientes que ello no es real, pues la vasta mayoría de pacientes tendrán una satisfacción adecuada y al menos en mi experiencia, cercano al 99% de los pacientes comentan estar sin duda mejor que antes de su cirugía. Sin embargo es poco responsable hablar de garantías o resultados de 100% pues hay factores externos al paciente y a la práctica médica que pueden actuar en contra de ese resultado óptimo. El mensaje principal es que llevando un protocolo completo de examen preoperatorio, la posibilidad de fallos en la cirugía es muy muy baja.

Un protocolo real de exámenes debe de incluir la atención dental (debido a que la simple presencia de caries o dientes con procesos infecciosos puede llevar a una infección protésica en cadera), cultivos de orina, cultivos de garganta y examen general de orina. Esto además de exámenes de sangre convencionales, radiografía de tórax y electrocardiograma. valoración por cardiólogo y en su caso, de otro especialista si se tiene algún control de enfermedad crónica. Si todos los estudios están en rangos normales se procede al tratamiento. 

De no estarlo, el procedimiento se suspende hasta entrar en condiciones óptimas salvo en casos de urgencia. Esto es la garantía de resultados que tanto buscamos como pacientes.
Es importante considerar también la reducción de impacto y disminución de peso como parte del tratamiento. Nunca se descarta el uso de un bastón previo o incluso posterior a la cirugía, pues a pesar de que algunas personas ven su autoestima lastimada, es un excelente medio de descarta y se traduce directamente en la cantidad de dolor inferido en la articulación.

¿Por qué decidir una cirugía?

La cadera es una articulación de constante carga, que poco responde a la simple administración de analgésicos o protectores de cartílago como glucosamina. Una intervención temprana mejorará el grado y progresión de una lesión ya existente. Un procedimiento de prótesis de cadera normalmente es muy satisfactorio y permite volver a las actividades de vida diaria, con deportes limitados. Para pacientes jóvenes se recomienda la combinación cirugía mínima invasiva (artroscopia de cadera) y rehabilitación. 

Dolor de cadera - Prótesis de cadera

¿Tiene un problema de cadera? Tome 4 minutos para leer una información concreta, veraz y asertiva sobre los problemas de cadera y sus soluciones médicas reales y basadas en criterios de alta satisfacción de paciente. Esperamos sea de utilidad y le ayude a tomar decisiones!

Causas

El dolor de cadera es una causa con de atención médica ortopédica. Normalmente puede haber confusiones pues el dolor de "cadera" a veces suele ser confundido con dolor de espalda baja. Sin embargo la cadera, desde el punto de vista médico es la articulación en la ingle que nos permite rotar la pierna hacia uno y otro lado. Una vez aclarado dónde es la cadera, es importante mencionar que el dolor de cadera se debe de manera habitual al desgaste (ya sea por uso o problemas en la formación de ella desde pequeños y que de manera terminal llevan a dicho desgaste)o a las fracturas, que son una situación devastadora para la movilidad de las personas mayores y para la dinámica familiar.

El desgaste de cadera (en términos médicos Coxartrosis) se refiere específicamente al desgaste del cartílago de la articulación entre la cabeza del fémur y la pelvis. La causa más frecuente es el efecto de la edad y el uso natural de la articulación. Otros factores relacionados son el sobrepeso, traumatismos previos, defectos congénitos, e incluso algunas enfermedades. Por ser más frecuentemente asociada a una enfermedad natural del envejecimiento, es más común verla presente en personas mayores de 55 años.

Síntomas

Hay 2 síntomas predominantes: dolor y limitación del movimiento.

Una persona con desgaste de cadera puede debutar con dolor en la ingle, por ejemplo, después de una caminata prolongada. También puede sentirse cierto “tronido” al mover el muslo. Las personas con desgaste habitualmente se quejan de sentir dolor y tronidos en la ingle, además de necesitar hacer pausas de la caminata. Al momento de star sentadas, la rotación del muslo de un lado a otro esta disminuida. Una forma de saber si su articulación está afectada más de un lado que de otro es recostarse boca arriba e intentar abrir las rodillas en posición de "rana". Si una pierna se queda asimétrica en el aire es muy probable que hay una alteración en la movilidad de la cadera y se debe revisar.
En fases más avanzadas, debido al desgaste de la pelvis, efectivamente se puede tener una pierna más corta que la otra y comentar a causar cojera. Esta cojera nunca debe de ignorarse, debido a que los problemas de desgaste suelen avanzar en una sola dirección: hacia agravación y omitir su atención normalmente solo empeora el problema.

Diagnóstico

El diagnóstico en una fase inicial puede llegar a ser complejo, pues requiere un minucioso examen físico, haciendo múltiples pruebas de movilidad y de marcha. En personas jóvenes con dolor de cadera, sin una causa evidente del dolor, en ocasiones se debe indicar un estudio de alto nivel de detalle llamado artro-resonancia magnética, que implica la inyección de un medio de contraste en la articulación y sumado a la alta calidad de la imagen, nos brinda un diagnóstico más preciso para descubrir las "variantes" en la forma de la articulación. 

Siempre trato de explicar que la forma de los huesos no es estándar, sino al contrario, particular de cada persona y ello repercute que algunas personas tendrán una forma más funcional y otras menos (es como tener un poco desviado el tabique de la nariz, pero ahora en la cadera).

En personas con estadíos avanzados de desgaste, un estudio radiográfico suele ser suficiente para el diagnóstico, pero nunca se debe obviar el preguntar de manera cercana cuales son los síntomas, como es la limitación para la marcha, cual es el grado de insatisfacción y sobre todo los deseos de cada paciente, pues ello determinará en gran medida cual es el tratamiento ideal a proponer.

Tratamiento

El tratamiento es totalmente dependiente del grado de la lesión. En una lesión temprana y que cumpla con criterios quirúrgicos, lo ideal es intentar corregirla por cirugía mínima invasiva también llamada artroscopia. El procedimiento consiste en "arreglar" la forma de la cadera y adecuarla para maximizar su duración y lograr que se tenga la mayor funcionalidad posible con el mínimo de dolor posible. Cabe mencionar que si bien algunas veces el resultado es referido como muy bueno, no es posible "eliminar" el desgaste previo al cual ya fue sometido la cadera. En el mejor de los casos se logra minimizar secuelas, maximizar función y controlar dolor.

Por otro lado, una lesión en un estadio avanzado, que con mayor frecuencia sucede en personas mayores de 55 años, se indicará un procedimiento llamado prótesis de cadera, la cual recambia de manera completa la articulación y brinda un índice de satisfacción cercano al 90% por la mejora del dolor y la movilidad. Algunas personas tienen miedos injustificados en relación a esta cirugía pues al mencionarse la posibilidad, en automático se cierran a ella pues popularmente se ha diseminado que son cirugías que "no quedan". En consulta trato de explicar a los pacientes que ello no es real, pues la vasta mayoría de pacientes tendrán una satisfacción adecuada y al menos en mi experiencia, cercano al 99% de los pacientes comentan estar sin duda mejor que antes de su cirugía. Sin embargo es poco responsable hablar de garantías o resultados de 100% pues hay factores externos al paciente y a la práctica médica que pueden actuar en contra de ese resultado óptimo. El mensaje principal es que llevando un protocolo completo de examen preoperatorio, la posibilidad de fallos en la cirugía es muy muy baja.

Un protocolo real de exámenes debe de incluir la atención dental (debido a que la simple presencia de caries o dientes con procesos infecciosos puede llevar a una infección protésica en cadera), cultivos de orina, cultivos de garganta y examen general de orina. Esto además de exámenes de sangre convencionales, radiografía de tórax y electrocardiograma. valoración por cardiólogo y en su caso, de otro especialista si se tiene algún control de enfermedad crónica. Si todos los estudios están en rangos normales se procede al tratamiento. 

De no estarlo, el procedimiento se suspende hasta entrar en condiciones óptimas salvo en casos de urgencia. Esto es la garantía de resultados que tanto buscamos como pacientes.
Es importante considerar también la reducción de impacto y disminución de peso como parte del tratamiento. Nunca se descarta el uso de un bastón previo o incluso posterior a la cirugía, pues a pesar de que algunas personas ven su autoestima lastimada, es un excelente medio de descarta y se traduce directamente en la cantidad de dolor inferido en la articulación.

¿Por qué decidir una cirugía?

La cadera es una articulación de constante carga, que poco responde a la simple administración de analgésicos o protectores de cartílago como glucosamina. Una intervención temprana mejorará el grado y progresión de una lesión ya existente. Un procedimiento de prótesis de cadera normalmente es muy satisfactorio y permite volver a las actividades de vida diaria, con deportes limitados. Para pacientes jóvenes se recomienda la combinación cirugía mínima invasiva (artroscopia de cadera) y rehabilitación. 

Prótesis total de cadera
Prótesis total de cadera

El procedimiento de prótesis de cadera es una de las cirugías que ha cambiado la historia de la medicina, pues permite que muchos pacientes con desgastes avanzados o lesiones articulares graves retomen un excelente nivel de actividad de vida normal.

Una prótesis de cadera se coloca mediante cirugía abierta y tiene como finalidad cambiar la superficie de contacto tanto del fémur como de la pelvis.

Algunos datos interesantes sobre este procedimiento:

·         Las prótesis están hechas de aleaciones muy aceptadas por el organismo, como cromo-cobalto, por lo tanto, la probabilidad de que haya un rechazo es mínima.

·         Existen diferentes tipos de prótesis dependiendo del resultado deseado para cada persona.

·         Tiene una vida media de 10 a 15 años, a veces requieren recambios, como si habláramos de una refacción.

·         Es un procedimiento muy delicado, y debe planearse adecuadamente para tener el mínimo de complicaciones.

·         Provee una satisfacción mayor al 90% en la gran mayoría de los casos, por mejora tanto en movilidad como en dolor.