Inicio

Las infiltraciones en Ortopedia ¿son buenas o malas?

Inicio Las infiltraciones en Ortopedia ¿son buenas o malas?
Las infiltraciones en Ortopedia ¿son buenas o malas?
  • 21 de Febrero 2018
Las infiltraciones en Ortopedia ¿son buenas o malas?

En esta ocasión hablaremos de las infiltraciones en ortopedia. Es común escuchar de alguna persona que fue al médico ortopedista y la infiltraron, pero después los resultados pueden ser variables en relación a la experiencia de la persona que lo relata y queda la enorme duda si dicho procedimiento médico resulta beneficioso o no.

El objetivo de este artículo es aclarar qué es una
infiltración y mostrar los beneficios de este procedimiento al ser bien solicitado y administrado.

De inicio, el hecho de infiltrar significa inyectar una zona determinada con un medicamento determinado. Por lo tanto, de forma estricta, incluso una simple inyección en la región del glúteo podría ser tomada como una forma de infiltración.

Sin embargo se hace la mayor referencia como infiltración a las inyecciones que van encaminadas a quitar un dolor en cierta parte del cuerpo, y quedando la duda de si sólo “tapará” el dolor o si en verdad puede ser beneficioso.

Para aclarar esto, debemos mencionar los tipos de medicamentos que se pueden “infiltrar”, siendo sin duda los más frecuentes los siguientes:

Antiinflamatorios: Ayudarán a aliviar procesos de inflamación localizados y por tanto mejorarán dolor de forma muy importante y rápida. Generalmente son derivados de esteroides (la llamada cortisona), pero de acción local y pasajera, al día de hoy casi sin acción metabólica y mínimos efectos adversos.

Medicamentos lubricantes: Son inyecciones muy utilizadas para tratar los desgastes de cartílago y la mayoría están hechos a base de ácido hialurónico, componente natural del líquido lubricante natural. De gran utilidad para mejorar la viscosidad interna de una articulación.

Derivados de colágena: Medicamentos encaminados a reparar (y no a regenerar) las estructuras blandas de las articulaciones y que intentan reducir el daño y dolor de las articulaciones.

Anestésicos: Una simple inyección de anestésico puede ser de gran ayuda para determinar o corroborar el origen de un dolor y ser un factor de decisión en el tratamiento de una lesión.

El efecto del medicamento irá en función de su fórmula y propósito destinado, siendo algunos más analgésicas y otros más encaminados a mejorar función, y será percibido como beneficioso en la medida que dicho medicamento se “ajuste” a las necesidades de cada paciente y su padecimiento.

Así que no es una sola sustancia la que se infiltra, sino que hay medicamentos específicos para cada necesidad, y siendo el médico ortopedista certificado la persona idónea para poder orientar la elección de una sustancia para cada problema en particular. Cabe mencionar que es un recurso también usado por neurólogos, reumatólogos y neurocirujanos entre otros.

¿Y por qué a algunas personas les va bien y a otras tantas no? Al igual que los medicamentos tomados, los medicamentos inyectables pueden tener una reacción distinta en cada organismo o simplemente ser insuficientes o inadecuados para una situación en particular, por lo cual sólo deben ser administrados por médicos debidamente capacitados y certificados. Y si la respuesta con esta herramienta no es la esperada, sólo será un indicativo para modificar el plan de tratamiento y agregar un elemento más de manejo.

Acércate a tu médico de confianza para platicar las muchas opciones que hay para tu problema. Estamos para ayudarte!